¿Sabes cómo ahorrar para el futuro?

Todos soplaremos 60 velitas algún día, y las decisiones que tomamos hoy, son claves para nuestro futuro, cuando llegue el momento de dejar de trabajar y vivir básicamente de nuestra pensión. Una pregunta que debemos hacernos cada cierto tiempo, es: ¿cuánto queremos ganar cuando nos jubilemos? Esta última y temida palabra proviene del latín “jubilare” que significa “grito de alegría”; también está asociada al verbo hebreo “yobel”, que significa el sonido de la trompeta anunciando el año de retiro. Ambas definiciones apuntan al proceso de dejar de laborar y pasar a una nueva etapa, que puede durar entre 20 y 40 años más, dependiendo de nuestro estilo de vida.

Para planificar nuestras finanzas en general, solo necesitamos de 3 condiciones:

  1. Disciplina
  2. Planificación a corto y largo plazo
  3. Control de la planificación

La primera y la tercera no requieren de mayor explicación. Tenemos que ser  capaces de cumplir con las metas que nos proponemos, lo cual implicará ciertos sacrificios, pero a  la larga ese esfuerzo será recompensado. Asimismo, debemos revisar por lo menos una vez al mes nuestro presupuesto y meta de ahorro para asegurarnos que vamos por buen camino.

Sobre la segunda condición, aquí sugiero algunas recomendaciones que nos pueden ser muy útiles:

Corto Plazo:

a)      Abre una cuenta de ahorros en soles, y deposita el 10% de tu sueldo neto mensualmente. Puedes comenzar luego del pago de la gratificación de julio. Al final de cada año, retira todo el dinero y abre un depósito a plazo fijo a 5 años y cada año renuévalo. Busca una institución financiera (banco o caja) que te ofrezca las mejores condiciones en términos de rentabilidad (te invito a revisar la web www.comparabien.com.pe).

b)      Tu CTS debe estar en la entidad financiera que te genere la mayor rentabilidad. Cuando llegues al monto tope que cubre el FSD (fondo de seguro de depósito), el cual asciende a S/98,000 (a Junio 2018), traslada tu CTS a uno de los cinco bancos de mayor respaldo y siempre busca negociar tu tasa de interés. La CTS es el fondo que te cubrirá cuando estés en etapa de transición laboral. La recomendación es que NO se toque este fondo.

c)       Busca ahorros en tus gastos diarios, como por ejemplo en los servicios de cable, teléfono fijo, internet, uso de gas doméstico; usa vales de descuento para tus compras y compara precios cada cierto tiempo.

d)      Tu sencillo (que suele perderse o caerse) guárdalo en una alcancía. Te sorprenderás de los ahorros alcanzados cuando esté llena.

e)      Si tienes auto, debes comparar los precios de la gasolina ofrecida en los grifos, así como buscar la mejor cotización de tu seguro vehicular.

Largo plazo:

f)       Revisa cada trimestre el estado de cuenta vía web de tu AFP. Busca la AFP con mejor rentabilidad en los últimos 5 años y con menores costos de administración y seguros       (www.sbs.gob.pe). La alta volatilidad de la región sugiere buscar un fondo con  un nivel de riesgo estable, por lo que el fondo 2 se acerca más a esta opción. Una vez cumplidos los 50 años de edad, el riesgo a tomar debe ser el menor por lo que debes considerar moverte al  fondo 1.

g)      Es básico tener un seguro de ahorro de vida. Cuanto más joven lo adquieras, más barata será la cuota. Este seguro te servirá, entre otras cosas, para evitar pagar un seguro de desgravamen para un futuro crédito. Los seguros internacionales son más cómodos y otorgan una mayor cobertura en proporción a la prima,  en comparación con los seguros locales. Busca un seguro con retorno (sirve como ahorro a la vez) para que cuando te jubiles, puedas retirar todo lo aportado.

Como podemos ver, es sencillo. Solo necesitamos de unos minutos para organizarnos y poner en marcha nuestro plan de ahorro, y así estar preparados para el futuro, para que ese momento sea un verdadero “jubilare”.

 Alvaro  Porturas

Gerente de Administración y Finanzas