¿Estábamos listos para la Pandemia?

Artículo escrito de manera conjunta por Veronica Arbulu, Gerente Legal, Alvaro Porturas, Gerente de Finanzas, Juan Manuel López, Gerente Comercial y Juan Antonio Rozas, Gerente General

Esta es una pregunta difícil de responder. La mayoría de nosotros nunca imaginó vivir un evento disruptivo y menos uno de la magnitud de la pandemia del COVID 19. Sin embargo, ya existe data que mide la forma en la que están sobrellevando la pandemia las diferentes empresas y personas. Definitivamente esto marcará un gran cambio en la manera de trabajar, liderar y vivir para todos y todas.

Según un informe realizado por PDA International denominado “Desafío para las organizaciones en tiempos de teletrabajo”, 4 de cada 10 personas encuestadas considera que su empresa no estaba preparada ni contaba con las herramientas ni competencias para hacer la transición al home office. Según un estudio denominado “Trabajo Remoto: Desafíos en un Contexto de Crisis” desarrollado por ISIL con data de 250 empresas peruanas, el 73% de las empresas encuestadas no contaba con una política o estrategia de trabajo remoto antes de la crisis.

Vivimos momentos ambiguos donde es difícil predecir que vendrá y es en estos momentos donde un liderazgo sólido, que se adapte a la situación unido de una cultura fuerte mantiene a una empresa en el camino correcto.

En este artículo queremos compartir algunas acciones, implementadas hace ya algún tiempo, que creemos nos han funcionado en Statkraft Perú para afrontar esta crisis. Esta no es la receta perfecta, es la que nos funciona a nosotros y la adecuamos y reinventamos constantemente:

Alto enfoque en la cultura

Somos una empresa que siempre ha estado enfocada en desarrollar y mantener una sólida cultura que identifique nuestros valores y en la que nuestro personal se sienta identificado. Nuestra cultura se basa en un alto enfoque por la seguridad y salud de los trabajadores, la ética en los negocios, responsabilidad social y ambiental, innovación y la diversidad e inclusión. Es una cultura que ya existe, ha tomado mucho tiempo - años - y esfuerzo construirla; pero ya se siente, respira y pasó de la declaración a la acción hace mucho tiempo.

Es una cultura en la que los gerentes participan activamente dando el ejemplo y cultivándola. Un aspecto de la cultura que nos ha ayudado mucho a afrontar esta crisis es la flexibilidad. La mayor parte de las personas ya estábamos acostumbradas a trabajar de manera remota, claro no todas al mismo tiempo, pero no era algo inusual que los trabajadores hagan teletrabajo o home office como se conoce en inglés

Automatización de las Centrales Hidroeléctricas

Somos una empresa de generación eléctrica, actividad que debía ser garantizada durante el Estado de Emergencia, por lo que debíamos seguir operando. La automatización de nuestras centrales fue un proyecto que tomó cuatro años, iniciamos en el 2011 y ya en el 2015 estaba implementado. Este proceso no acaba con la implementación, requiere de un constante proceso de mejora.

Estas soluciones nos han permitido: (i) operar sin necesidad de tener trabajadores en campo y poder hacerlo desde el centro de control ubicado en Lima o del centro de control de respaldo ubicado en La Oroya; y, (ii) contar con gran cantidad de información relevante sobre las variables de operación y el estado del equipamiento, lo que nos permite planear mantenimientos basados en maximización del valor a la compañía. Estos son los ejes centrales de la automatización que nos sirven para minimizar riesgos en esta pandemia. Podemos continuar como siempre operando con un número muy reducido de personas en un centro de control en Lima.

Transformación Digital

A lo largo de estos años todas las áreas de la empresa han venido trabajando en incorporar la tecnología a sus procesos, automatizarlos, redefinirlos e innovar. La innovación es una parte importante de nuestra cultura. A continuación, algunos ejemplos del trabajo intenso que hemos hecho para tener procesos más innovadores, que los hemos valorado aún más durante esta pandemia:

  • El uso de drones, impresión 3D e inteligencia artificial para la inspección y ejecución de actividades de mantenimiento de nuestras operaciones. Estas son herramientas que actualizamos y revisamos constantemente.
  • Uso de drones para realizar mediciones de caudales en los ríos.
  • Procesos de compras, licitación y suscripción de contratos a través de plataformas digitales.
  • Entrega de laptops y celulares corporativos al 100% del personal de esta manera todos pueden hacer trabajo remoto.
  • Uso masivo de Microsoft Teams que nos permite estar interconectados y contar con toda la información en la nube de manera segura.

Un aspecto adicional que también ha cambiado la manera en la que afrontamos esta crisis es la diversificación de nuestra cartera de clientes. Contamos con un portafolio que incluye cargas de los sectores residencial, comercial, agricultura, hotelería, educación, telecomunicaciones, farmacéutico, supermercados, textil, minería, alimentos, construcción, entre otros.

Esta diversificación nos permite afrontar con solvencia los retos que impone la situación actual que ocasiona reducción de la demanda de servicios no considerados esenciales, pero por otro lado el incremento del consumo en sectores como el residencial, farmacéutico, entre otros.

Otro punto importante es nuestro apalancamiento financiero conservador en lo referente al financiamiento de nuestras operaciones y flujos de cobranzas bimoneda (soles y dólares), de tal forma que calcen con nuestros pagos reduciendo así el riesgo de una potencial variación del tipo de cambio.

Es así que el pasado domingo 15 de marzo cuando el Presidente Vizcarra declaró el Estado de Emergencia pudimos tomar una serie de decisiones rápidas basadas en nuestra cultura. No tuvimos que construirla o moldearla en ese momento.

Ahora nosotros ya nos preparamos para definir la nueva forma de trabajar preguntándonos quienes deben estar físicamente en la oficina o en campo, cuáles serán las nuevas rutinas, los diferentes protocolos de seguridad y salud que implementaremos para todos nuestros procesos y todo esto sin dejar de lado nuestra cultura y un gran liderazgo que acompañe estos tiempos.

Estamos totalmente convencidos que las crisis son oportunidades para reinventarnos, para lograr una sociedad mejor y fortalecer varios sistemas que lo requieran. Las empresas seremos una gran parte del cambio que la sociedad necesita. Y esto va a ser posible gracias a la cultura que identifica a cada empresa, que resulta un elemento imprescindible que nos guía, sostiene y sirve de rumbo en una crisis como la pandemia que vivimos.

Artículo originalmente publicado en la Revista Energía N°16. Puedes verla aquí.