Cómo darle vuelta al Coronavirus en la empresa con YUPI

Yupi

La coyuntura de este último mes nos ha llevado a enfrentarnos a una realidad diferente, a estar en una particular cuarentena. Y cada uno la vive distinto. Están las personas que viven solas, las personas con hijos o hijas en edad escolar, quienes ahora hacen el rol de maestros y maestras, muy admirable, por cierto. Están quienes tienen bebés o niños y niñas, que demandan su atención al verlos en casa, y solo quieren estar con esa mamá o papá que quizás necesita trabajar. También están los que tienen padres, madres o adultos en situación vulnerable a su cuidado. O bien las que han encontrado en esta situación el espacio perfecto para reencontrarse con sus familias, equilibrando la carga laboral con la personal.

Pero en el fondo todos estamos experimentando lo mismo: una pandemia por primera vez en nuestra vida, un aislamiento social que va en contra de la naturaleza humana, un miedo a la enfermedad y a lo que conlleva a nivel económico. Sentimos ansiedad por saber cuándo terminará, desesperación por no poder entender a los que siguen transitando y pena por aquellos que la están pasando mal. Puede incluso haber rabia dentro de casa, porque se viven más conflictos, y así, la lista sigue.

Statkraft es una empresa de generación de energía que presta un servicio básico. Estamos en una situación privilegiada porque seguimos trabajando y posiblemente tendremos un impacto menor, pero igual nos enfrentamos a tener puestos que ahora están más sobrecargados que antes y, aun así, tienen que atender los quehaceres del hogar. Así como ellos, también hay otros que se quedaron sin funciones y están en casa, sintiendo probablemente miedo, pues como están las cosas, a todos se nos ocurre que nuestros trabajos pueden estar en riesgo.

Es por eso que hemos desarrollado un nuevo plan de trabajo, que nace de una matriz, muy sencilla, que detalla los diferentes grupos que tenemos y de esta forma podemos ordenarnos y decidir qué hacer para que esta situación sea más llevadera.

A este plan lo hemos llamado YUPI. Esto, por una sencilla razón: el significado de la palabra YUPI, en quechua, es huella, y sabemos que el Coronavirus es un acontecimiento que va a dejar huella en la humanidad. Sin embargo, nosotros vemos esto también como una oportunidad para trascender, para fortalecer el trabajo en equipo y pensar en el bienestar de los demás. Es decir, vemos una oportunidad para ser nosotros quienes dejemos una huella positiva.

Matriz YUPI

La explicación es bastante sencilla. Por ejemplo, en el cuadrante A están las personas que tienen baja carga laboral o no pueden hacer teletrabajo, y tienen una carga personal considerable, ya sea por el cuidado de los hijos o hijas o porque tienen a su cargo personas en situación vulnerable. Sin embargo, sí necesitan mantenerse productivos, apoyando a otros grupos o capacitándose. Para este grupo hemos planteado un horario flexible y les sugerimos estudiar cursos de inglés de manera virtual.

En el cuadrante B están aquellos y aquellas que están en situación crítica por saturación de trabajo y carga personal. Para este grupo es indispensable trabajar con sus líderes para que puedan delegar y a la vez acceder a un horario laboral no mayor a 5 horas diarias.

En el cuadrante C están las personas que tienen baja carga laboral y personal, pues no tienen a nadie bajo su responsabilidad, lo que hace que sus tareas de hogar sean manejables. Este grupo tendrá horario regular y, además, dará soporte a las funciones que el grupo A y B dejen de realizar. Además, para ellos ofrecemos cursos mandatorios en inglés y programas de E-learning en las diferentes plataformas disponibles en el mercado, incluso algunas son gratuitas.

Finalmente, en el cuadrante D están las personas que tienen una situación muy similar a la usual, antes del Coronavirus. Para estos últimos y todos los grupos es indispensable tener líderes cercanos, que puedan pensar junto con con el área de Recursos Humanos y cada trabajador, trabajadora la mejor forma de ayudarnos mutuamente.

Más contención y facilidades

Hemos implementado sesiones de psicología virtual, no solo para los trabajdores sino también para sus familiares. Asimismo, hemos agregado sesiones de meditación y yoga virtuales, así como poder utilizar un bono integral para adquirir apps de deporte o salud mental, por esta coyuntura. Al tener la suerte de mantenernos en una empresa estable y contar con trabajo, también promovemos que las personas ayuden a otras que están en situaciones mucho más difíciles. Por cierto, ayudar siempre genera mucha gratificación, algo que necesitamos en estos momentos. También hemos elaborado un Ebook con información variada donde compartimos recetas, teléfonos de delivery, actividades de fin de semana, recomendaciones de películas y series, libros, rutinas de deporte, entre otras.

Algo que no puede faltar en estos momentos es la comunicación constante y clara entre nosotros, por eso nuestros líderes tienen hoy una gran tarea: estar cerca de sus equipos a través de videos informativos y reuniones semanales, no solo para ver el estado de los temas, también para saber de la situación de cada uno en casa.

Ojo, esto no quiere decir saturación de información. Es muy importante priorizar los contenidos a comunicar, así como resaltar que como máximo podríamos tener tres videollamadas por día. Seamos realistas, hay llamadas que pueden ser un correo.

Nuevos panoramas

Esta crisis, como todas, tiene que traernos cosas positivas, en nuestro caso, una de ellas, es que como empresa vamos a contribuir a darle un respiro al mundo gracias al teletrabajo, evitando el uso de vehículos y logrando que menos gente se movilice generando menos tráfico. Nosotros continuaremos bajo esta modalidad (los puestos que lo permitan) durante todo este año, con algunos ajustes. Por ejemplo, incluyendo turnos para ir a la oficina, algunos puestos requerirán ir tres veces y otros una vez. Esta experiencia nos ha demostrado que, cuando menos lo esperamos, todo se puede lograr. Tenemos el caso de un operador del Centro de Control (el corazón de nuestras operaciones), que ha montado su propia oficina en casa y desde ahí logra monitorear el Centro de Control. Luego de trabajar 25 años fuera de casa, hoy puede estar con su familia y disfrutar de ella.

No todas las empresas tienen esta posibilidad, los sectores y tipos de trabajo son diferentes, pero no nos olvidemos que cada crisis trae nuevas oportunidades y nos obliga a abrir nuestras mentes y dejar fluir la creatividad.

Todos y todas estamos aquí para dejar huella, cada persona a su manera, pero con el mismo impacto: positivo. Finalmente, creo que vamos a extrañar esta cuarentena cuando termine, es la primera vez, para algunas personas, de compartir tanto tiempo en familia, y creo que nuestros hijos e hijas pueden extrañarlo también.