Responsabilidad Corporativa

Hemos implementado una estrategia de Valor Compartido, la cual ha sido parte de un arduo trabajo que se viene desarrollando desde hace algunos años, en las seis regiones y 53 comunidades donde operamos. Esta ha incluido un proceso de concientización en la búsqueda del equilibrio para fortalecer sus operaciones y empoderar su entorno, muchas veces acostumbrado a la inmediatez vs. un crecimiento sostenible. A la fecha contamos con más de 30000 beneficiarios de los proyectos de Responsabilidad Social.

Si bien este concepto se puede observar desde diferentes acciones, como en la implementación de un plan de  relacionamiento, la búsqueda de la articulación del Estado con la comunidad, entre otras, es más tangible a través de la ejecución  y gestión de la inversión social. Para Statkraft Perú, este espacio ha sido gratificante, considerando que a través del tiempo le ha permitido ver como muchas de sus comunidades ahora se desarrollan de manera independiente, viendo fortalecidas sus capacidades, impulsando la igualdad de género y trabajando en el conocimiento del estado y sus fuentes de financiamiento, entre otras.

Para compartir programas en comunidades que generan valor compartido, nos hemos enfocado en tres áreas: 

  • Programas de educación y sensibilización: por un lado, incentivando el rendimiento académico y reducción de las tasas de deserción escolar  y por otro lado, generando conciencia en temas de seguridad y gestión ambiental,  relacionadas con las operaciones de nuestros activos.
  • Agroforestación: Con la finalidad de rehabilitar zonas de cultivo existentes y fortalecer las actividades agrícolas- forestales que generen beneficios ambientales y  que permitan a los beneficiarios mayores ingresos a partir de los recursos locales.
  • Infraestructura comunitaria – Alianza Público privada: mediante la reparación y mantenimiento de infraestructura comunitaria o el apoyo en la elaboración de  documentos técnicos que faciliten la obtención presupuestal y/o inversión del Estado,  a nivel regional o nacional conformando alianzas con instituciones públicas.

Todas estas iniciativas, parten de un compromiso previamente consensuado entre la empresa y las comunidades, y buscan ser de gran alcance con resultados de impacto.

El tiempo nos ha permitido ver como muchas de las comunidades ahora se desarrollan de manera independiente, viendo fortalecidas sus capacidades, impulsando la igualdad de género y trabajando en el conocimiento del estado y sus fuentes de financiamiento, entre otras.